Ex alumna de Educación Parvularia realizará voluntariado en África

Africa-epa

En febrero en este año, Dennisse Urrutia Vásquez, ex alumna de Educación Parvularia PUCV, viajará a Mozambique, a través del proyecto Misión Solidaria África. ¿El objetivo? Apoyar el trabajo de tutores que trabajan con niños y niñas del lugar.

“Mozambique no tiene obligatoriedad del nivel pre escolar, por lo que se busca personas que capaciten a monitores, con el fin de que a través de la educación se contribuya a la superación de la pobreza”, cuenta.

Agrega que “la Fundación Misión Solidaria África es quien costea todo. La Congregación de las Hermanas Palotinas es el socio local y quien aporta en nuestra estadía allá.
Esto se paga con fondos del proyecto que la fundación  postula al fondo de Superación para la Pobreza”.

Durante los 18 meses que dura la experiencia, deberá realizar las tareas de diagnóstico, acompañamiento y evaluación. “He tratado de no hacerme muchas expectativas. Quiero aportar con un granito de arena, porque toda persona que entra a estudiar Pedagogía quiere cambiar el mundo, y una forma de hacerlo es ésta: poder aportar a la educación de niños que tienen a monitores con mucha disposición, pero sin las herramientas para hacerlo”, expone.

Recorrido laboral

Oriunda de Concepción, en el año 2011 Dennisse dio su examen de grado en Educación Parvularia PUCV y tras un tiempo de trabajar en jardines particulares de la región, decidió ejercer como educadora en Fundación Integra en el programa “Vacaciones en mi Jardín” en Quillota.

“Fue allí (Vacaciones en mi Jardín) donde me hizo click qué era lo que quería desempeñar profesionalmente. Atender a niños en vulnerabilidad es una labor súper importante y la retribución de los niños y sus apoderados es muy grata, y por supuesto la conformación de los equipos dentro de los establecimientos”, recuerda.

Tras esta experiencia, Dennisse se traslada a la escuela rural Juan José Tortel en Quintero, lugar en el que trabajó por cerca de 3 años, hasta hace pocos días. “Es una escuela que no tiene acceso a locomoción, uno llega al cruce de Quintero y hay que hacer dedo. Dentro de mis anécdotas he llegado en el camión del aseo, en el camión aljibe que va a dejar agua, en el camión del gas. Afortunadamente hace poco implementaron un bus para trasladar a los alumnos del sector”, evoca entre risas.

En este periodo laboral, realizó un postítulo en el área de Educación Diferencial que le permitió trabajar en el proyecto de integración de la escuela, abarcando la atención de alumnos de kínder a 4º básico.

Pero, ¿cómo nace la idea de irse a África? Dennisse cuenta que hace tiempo tenía ganas de participar en proyectos sociales de voluntariado, por lo que ordenó su esquema económico y empezó a averiguar sobre iniciativas en esta área. En medio de ese proceso, recibe un correo desde la carrera de Educación Parvularia PUCV, donde se invitaba a ex alumnas a participar de una experiencia educativa en África.

La organización que está detrás de este viaje cubre el pasaje, alojamiento, comida y conexión a internet, además, los voluntarios recibirán un viático para solventar sus necesidades básicas.

Así, tras seguir el proceso de selección fue escogida para ser monitora de la primera infancia en Mozambique. Actualmente, la ex alumna de Educación Parvularia PUCV cursa un taller de portugués (idioma del país) y alista los detalles en relación a la visa y capacitaciones previas.

Antes de  iniciar este viaje, Dennisse visitó el campus Sausalito, lugar que -reconoce- le trae muchos recuerdos de su etapa de formación, como los clásicos almuerzos en el patio, las idas a la biblioteca o el pedir hora para ocupar el computador.

Sin embargo, el recuerdo que la marcó en esta etapa fue su Práctica Pedagógica Final. “Hice mi práctica profesional en dos centros y uno de esos fue Los Pitufos Recreativos en el Mirador de Reñaca, que fue muy fuerte… Es una realidad que tenía su orden, pero no era lo que yo esperaba y en momentos me sentí superada, sentir que no era capaz de tener dominio de grupo… Yo iba con la expectativa de la asistente formada que tiene clara su labor, pero me encuentro con una apoderada que tenía todas las ganas, pero no sabía cómo y yo no sabía cómo entregarle las herramientas. Estuve a punto de tirar la esponja y estaba con la sensación de: yo no ejerzo más. La profe Carola Rojas, que fue la profe guía en esa práctica, me abrió los ojos, con cosas que yo no había visto: observar que son niños de 3 años, es un bebé aún. Eso me hizo cambiar al click en la parte pedagógica y fui abordándolo con las estrategias que ella me sugirió: cambiar los espacios, acercarme a las monitoras, conversar con las encargadas. Esa práctica me entregó muchas herramientas y me demostró de lo que sería capaz”, reflexiona hoy.

Por eso, aconseja a quienes actualmente estudian la carrera que “escuchen a sus profesores. Uno tiende a pensar: `ella no está aquí, no tiene idea lo que estoy pasando`; pero por algo están aquí esos profesores. Además, hay que decir lo que te está pasando y ser capaz de pedir ayuda”.