Académica de la Escuela de Pedagogía se adjudica Fondecyt

IMG_3452

“Comprendiendo la relación del profesor en formación con la lectura desde un enfoque multidimensional: hábitos, creencias y motivación por la lectura durante la Formación Inicial Docente” es el nombre del proyecto  liderado por la académica de la Escuela de Pedagogía PUCV Dra. Carla Muñoz, que resultó ganador del concurso Fondecyt Regular recientemente adjudicado.

La investigación tiene como objetivo “abordar desde una perspectiva multidisciplinaria la pregunta por la relación del profesor con la lectura en el ámbito personal y profesional, para avanzar hacia modelos de formación que incorporen estos aspectos en la construcción profesional de los futuros educadores de párvulos y profesores básicos”.

La idea de realizar esta investigación nace desde la experiencia docente de la Dra. Muñoz en el curso de Literatura Infantil impartido en Educación Parvularia, tras realizar un diagnóstico con las estudiantes sobre sus conocimientos en el área, basado en su experiencia lectora. “Hay un círculo virtuoso entre docencia e investigación”, cuenta la docente de la Escuela de Pedagogía.

Agrega que “la premisa base considera que los Programas de Fomento Lector lo incentivan a nivel escolar, centrado en la figura del niño que debe motivarse a leer. Pero no puedo pedirle a un niño que se motive si no hay un adulto motivado en la lectura”.

Así, en vez de centrarse en mirar a los niños, se decidió enfocar la identidad lectora del profesor, específicamente las creencias, la motivación y cómo el caudal lector afecta ciertas competencias del profesor.

El equipo de investigación está conformado por destacados especialistas en las áreas de  lexicografía, literatura infantil, creencias y motivación. Los expertos  que trabajarán junto a Carla Muñoz son: Felipe Munita (Universidad Austral), Natalia Castillo (Pontificia Universidad Católica), Enrique Riquelme (Universidad Católica de Temuco) y Jorge Valenzuela  (Centro de Estudios Avanzados -Universidad de Playa Ancha).

El estudio considera levantar información de las regiones Metropolitana, Valparaíso, La Araucanía y Los Lagos, aunque no se descarta realizar alianzas con otras zonas del país y así entregar un mapa más completo, de norte a sur.

Al ser consultada por el impacto que tendrá esta investigación, la Dra. Carla Muñoz comenta que será relevante el conocimiento duro a nivel de investigación básica, “pues no se sabe exactamente quién es este profesor que enseña a leer o, en el caso de la educadora de párvulos, que abre el mundo literario a los niños. Eso ya es un insumo súper rico, y la idea es que llegue  a las Facultades de Educación y al Ministerio para que a la hora de definir políticas públicas se considere esa vertiente”.

“Yo creo harto en dos hipótesis que se manejan en el ámbito de la lectura. El efecto Mateo,  que implica un círculo virtuoso de aquel que tiene más se le dará más, como dice la parábola, es decir, aquel niño que aprende a leer tempranamente y está rodeado de estímulo lector persistente es un niño que mejora sus capacidades de lectura, que se le hace grato y quiere repetir esa experiencia: donde más leo, más sé y se me facilita la lectura; acarreo más conocimiento por lo que mejora la técnica lectora y aprendo cada vez más. Por otro lado está el efecto Pedro, que creo se aplica muy bien a los profesores, donde no puedes dar lo que no tienes, entonces si pretendo fomentar la lectura no puedo pretender simplemente discursear, debo encarnar aquello que estoy discurseando, por lo que lo primero es mirarse al espejo y ver qué estamos haciendo, ¿estamos gozando con lo que leemos? Un buen lector no es un lector sólo de clásicos, sino que es quien lee, porque goza con lo que lee. Uno desarrolla un paladar. Daniel Pennac habla de los derechos del lector, entre ellos, no sentirse culpable por dejar un libro. Hay que dosificar en la medida de cada necesidad. Un lector aprende a convivir con un texto, le habla en épocas distintas. La invitación es a hacerse un scan y ver en qué medida lo que trato de propiciar en los alumnos lo cumplo, y ahí digo: sí, doy el ancho”, sugiere la académica de la PUCV.