Analizan rol del profesor jefe en conversatorio organizado por el curso “Experiencia Pedagógica integrada Jefatura de curso y vinculación con la familia”

Eba conversatorio profesor jefe

En el contexto del curso EBA 393 “Experiencia Pedagógica integrada Jefatura de curso y vinculación con la familia” que se imparte en el sexto semestre de formación de la carrera de Educación Básica PUCV, se realizó un conversatorio sobre el rol del profesor/a jefe.

La actividad efectuada el jueves 22 de octubre contó con las docentes invitadas: Nathalie Villalón Reyes (profesora jefe de segundo año básico de la Escuela Arauco de Quillota, mentora del Eje de Práctica de Educación Básica PUCV y ex alumna de dicha carrera); Marcela Piña Araya (profesora jefe de tercer año básico de la Escuela La Parva de Viña del Mar, mentora del Eje de Práctica de la carrera); y Yovanna Ponce Salgado (profesora jefe de cuarto año básico de la Escuela Ecuador de Viña del Mar, tutora del Departamento de Práctica de Educación Básica PUCV y ex alumna de la carrera).

Durante la sesión, los estudiantes se mostraron interesados en conocer aspectos sobre cómo se realiza la labor de jefatura en este panorama de crisis sanitaria, qué anécdotas o experiencias han vivenciado en ese rol y que les han servido para desarrollar mejor su rol como profesoras jefe, y qué consejos entregarían a quienes por primera vez viven esta experiencia.

Cabe consignar que el curso “Experiencia Pedagógica integrada Jefatura de curso y vinculación con la familia” es impartido por las profesoras Yazna Cisternas (Educación Básica) y Carola Rojas (Educación Parvularia).

La profesora Nathalie Villalón Reyes valoró esta instancia de reflexión conjunta, “donde convivieron distintas experiencias, interrogantes y el planteamiento de los desafíos actuales del rol del profesor a cargo de una comunidad de estudiantes”.

Agregó que durante el transcurso de la sesión “fue muy grato visualizar cómo el perfil del estudiante de la Escuela de Pedagogía de la PUCV trasciende los cambios curriculares y las generaciones, dado que el rol social, reflexivo y activo se dejan ver en el accionar y en la construcción del diálogo profesional docente”.

Para la profesora Yovanna Ponce, es muy necesario para todo docente que se está formando “tener un acercamiento al mundo laboral real, a través de profesionales experimentados. Oportunidades como ésta permiten conocer en mayor profundidad lo que hacemos en el aula, en la relación con las familias y la comunidad que conforma la escuela”.

Como reflexión, resaltó aspectos como la importancia de acercar a los profesores en formación a docentes en ejercicio que, a pesar de las dificultades, han llevado adelante un proceso formativo con niños y niñas, muchos de ellos en situación de vulnerabilidad; lo necesario que es desarrollar un trabajo colaborativo en las escuelas para enriquecer tanto el desempeño personal como colectivo; que tener a cargo una jefatura de curso es una tarea compleja, pues demanda tiempo, compromiso, responsabilidad, pero sobre todo mucha comprensión y contención con situaciones que viven los estudiantes y familias; y la importancia de involucrar a las familias en el proceso de enseñanza y aprendizajes de los niños y niñas, hacer de los adultos responsables los mejores aliados.

En esa línea, Nathalie Villalón comentó: “es innegable que al enfrentar nuestro primer curso sentimos temor, pero… ¿no es más fácil cuando recordamos las experiencias de y con nuestros profesores, mentores y compañeros? Conversar, dialogar, reflexionar en comunidad aleja los temores y acerca las prácticas exitosas del rol docente”.

Desde su experiencia como profesora jefe en tiempos de pandemia, la docente de la Escuela Arauco señaló que ha sido un constante aprendizaje. “Nos enfrentamos a un sistema educativo que no estaba preparado para abordar un contexto remoto, se acentuaron las brechas y la desigualdad que muchas veces nosotros enfrentamos, pero que hoy, otros recién la comenzaron a notar”, manifestó.

“Actualmente, he transitado mi rol bajo 4 pilares que pueden hacer sentido en sus prácticas, sin intentar ser un instructivo más: trabajar colaborativamente con mis compañeros y compañeras, donde los diálogos pedagógicos fecundan en metas para nuestros estudiantes y las limitaciones contextuales se alejan, por tener convicción en que una educación pública de calidad es posible; reflexionar permanentemente sobre el escenario de crisis, mirando con profundidad el currículum, pero con los ojos puestos en nuestros estudiantes; fortalecer el vínculo con nuestros estudiantes y sus familias, generando lazos de confianza, mediante acciones con alto impacto humanitario tendrá como resultado un alto sentido de pertenencia, el cual sin duda es un conductor para el aprendizaje; y valorar y confiar en la tarea orientadora de nuestro rol, debemos comprender la importancia de acompañar el proceso individual de nuestros estudiantes y la construcción de sus proyectos de vida, no tengamos temor a emocionarnos, vivenciar logros, dificultades y desafíos junto a ellos”, expresó.

Por su parte, Yovanna Ponce añadió que ha sido todo un desafío llevar la jefatura de curso adelante en situación de crisis sanitaria. “A pesar de que tengo la ventaja de conocer muy bien a mis estudiantes y sus familias, pues están a mi cargo desde primero básico y ahora estamos en cuarto, siempre será un desafío intentar comunicarnos mediante un dispositivo, sin duda, sería mucho más simple si estuviésemos en la escuela. Sin embargo, agradezco a las familias que componen mi curso por su compromiso, responsabilidad y deseos de lograr aprendizajes en sus hijas (…) No me atrevería a decir si hay claves para el éxito educativo en esta crisis sanitaria, pues las realidades de cada familia y comunidad escolar son muy distintas. Personalmente, en mi rol docente, he procurado transmitir tranquilidad y optimismo a mis niñas y sus familias, la contención emocional ha jugado un rol muy importante para lograr aprendizajes significativos en este tiempo de pandemia”, explicó.