Carrera de Educación Básica PUCV se prepara para un nuevo proceso de acreditación

Acreditacion EBA

La carrera de Educación Básica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV) se encuentra en un proceso de aseguramiento de la calidad con fines de acreditación que se inició el año 2014, tras el otorgamiento de 6 años de acreditación por parte de la CNA.

Según informa la jefa de carrera de Educación Básica PUCV, Dámaris Collao, este año 2019 se está recopilando información de lo realizado tras el anterior proceso de acreditación y organizando una serie de encuentros con la comunidad universitaria.

El 2020 deberá entregarse  un nuevo informe, ya que antes de marzo del 2021 Educación Básica PUCV debe estar nuevamente acreditada. Para cumplir esa meta, se ha trabajado intensamente con un equipo de docentes, estudiantes, egresados y empleadores que han formado parte del proceso en distintas instancias.

La jefa de carrera define la acreditación como un “proceso de revisión, ver lo que hemos avanzado, lo que no y las oportunidades de mejorar. Estamos en una coyuntura, porque nuestra malla 2014 que se generó tras la última acreditación y trae el proyecto de mejoramiento institucional que se adjudicó la universidad en esos años, dio como resultado un ajuste curricular que entró en vigencia el 2015 con la primera cohorte de ingreso, que entrega nuevos desafíos, como mirar el perfil de egreso, ya que nuestra malla es más que nuestra declaración del perfil y necesitamos una mirada de renovación en torno a ese perfil”.

Para Dámaris Collao, la invitación es a proyectar “la carrera que queremos ser y cómo queremos impactar y transformar el medio con nuestra forma de llevar y vivir la pedagogía”.

A su juicio, hoy en día la carrera tiene como característica una sólida formación didáctica disciplinar, sentido comunitario, visión del aprendizaje al poner el niño en primer lugar, integración curricular materializada en la malla como elemento vertebrador y experiencias prácticas.

En septiembre se realizará un claustro de carrera para reflexionar en torno al perfil de egreso y se convocará a otras instancias para analizar elementos relacionados a la vinculación con el medio y la participación de ex alumnos en las asignaturas.

Asimismo, se implementarán encuestas y trabajará en conjunto al comité curricular de la carrera, donde participan estudiantes, junto a un comité de aseguramiento de la calidad externo, donde estarán representantes de centros de prácticas y empleadores.

“Nos quedan tareas que cumplir, pero un desafío es poder trascender a través de este proceso. Re-mirar la formación y pensar cuál será el profesor de Educación Básica del 2020 al 2025 y que sea una participación colectiva”, releva.

Finalmente, agrega: “tengo altas expectativas en el proceso de acreditación, estoy convencida que tenemos profesionales de alta calidad en la formación, profesores que investigan y tienen alto compromiso con la docencia, y que trasciende en la formación que se intenciona en la carrera. Sé que formamos con calidad y exigencia, sabiendo que la demanda del medio nos interpela a formar profesionales de calidad”.

Blog Attachment