Con éxito finaliza proceso formativo de cohorte 2019 del Magíster en Liderazgo y Gestión en Organizaciones Escolares

examenes julio magister

Durante el mes de julio 12 estudiantes del Magíster en Liderazgo y Gestión en Organizaciones Escolares de la cohorte 2019 defendieron su tesis en modalidad on line para optar al grado académico.

La directora del programa, Dra. María Verónica Leiva, junto con felicitar a los nuevos/as graduados explicó que el programa, por su carácter profesional, cierra sus actividades con un proyecto de grado, que representa el 40% de la calificación final de graduación. “Dicho proyecto de grado contempla un informe escrito y una presentación oral del mismo. El proyecto escrito corresponde a la realización de un Proyecto de Mejoramiento Escolar con su respectivo Plan de cambio, esto a partir de un diagnóstico que debían levantar en un centro escolar para identificar un problema, el cual debía documentarse con evidencias e información para plantear como solución el respectivo Plan de mejoramiento, para luego realizar una Meta reflexión, donde los estudiantes debían juzgar la calidad de las acciones planificadas, considerando el impacto y sustentabilidad a nivel organizacional y con miras a la mejora de los aprendizajes de los estudiantes, además de juzgar sus competencias para liderar el cambio que han planificado, en su plan de mejora y gestión de cambio, considerando sus capacidades técnicas y sus competencias de liderazgo”, señaló.

Agregó que “dicha instancia de evaluación es clave, ya que integra competencias que le permiten gestionar y liderar una organización escolar con foco en la mejora de los aprendizajes de los estudiantes. Esperamos sinceramente que nuestros graduados prontamente se integren a liderar organizaciones escolares o los que ya las lideran puedan contribuir significativamente a fortalecer la educación de nuestro país”.

Experiencias

Esteban Rojas Navarro, Profesor de Historia y Geografía del Colegio Menesianos de Llay Llay, presentó el proyecto de mejor “Propuesta de articulación entre el proyecto colaborativo y el proceso de enseñanza para promover aprendizajes significativos” ante una comisión integrada por las docentes María Verónica Leiva, Elizabeth Donoso y Marcela Jeria.

La institución investigada, a partir del año 2017 implementa la metodología de trabajo colaborativo, sin embargo, los resultados que ha obtenido no son los esperados, es por eso, que tras analizar las distintas evidencias se propone un plan de mejora, el cual pone su foco en el aprendizaje de los estudiantes y gestiona el trabajo docente de tal forma que promueve la reflexión constante sobre su práctica, metodologías y resultados.

Al ser consultado sobre cómo fue la experiencia de tener que rendir este examen de cierre de manera virtual, comentó que “la experiencia fue agradable y dinámica. Al inicio de la presentación los nervios son normales, sin embargo, ayuda mucho el hecho de que el ambiente lo pueda elegir uno mismo, te da la garantía de presentar desde un lugar ‘seguro´”.

El docente valoró los aprendizajes obtenidos a través del programa: “enseña a visualizar las instituciones educativas como un sistema, el cual tiene múltiples procesos que deben funcionar de forma articulada para producir el resultado esperado, el cual debe ser, que los jóvenes aprendan, y que la labor de todos es generar las condiciones necesarias para que eso se produzca (…) Sin embargo, este magister produce otros aprendizajes que son tan significativos como los estrictamente académicos, ya que, consciente o no, generan un clima de aula que promueve la interacción entre todos los participantes, lo que da espacio para compartir experiencias de vida, conversar sobre las prácticas docentes personales, y generar lazos de amistad”.

Por su parte, Zamantha Herrera Vidal, educadora de párvulos del Colegio Claudio Matte contó que su comisión de examen de grado estuvo integrada por Marcela Jarpa, Elizabeth Donoso y Luis Guajardo, y trató sobre la creación de un Plan de Articulación que potencie la adquisición de la lectura en primero básico.

“El trabajo tiene como finalidad desarrollar conocimientos específicos en los docentes que potencien y fortalezcan los niveles de alfabetización inicial en los niveles de educación parvularia y Primero Básico, con el objetivo de mejorar los procesos de enseñanza”, comentó.

Dentro de los ámbitos que destaca del Magíster en Liderazgo y Gestión en Organizaciones Escolares “está el módulo de Teoría de sistemas y organizaciones escolares, el cual me permitió poder ver mi institución desde una mirada sistémica, en donde no nos debemos centrar en nuestro paradigma personal, si no ver la institución como un todo que requiere de la sinergia entre todos los miembros de la comunidad para poder alcanzar las metas y logros que se propondrán. El módulo de Liderazgo pedagógico que se enfoca en un liderazgo centrado en el aprendizaje que busca mejorar dentro de la instituciones las condiciones de trabajo, la motivación, el compromiso y el desarrollo de capacidades en sus docentes, a través de la implementación de un acompañamiento docente permanente, potenciar el trabajo colaborativo, y generar espacios de intercambio de prácticas efectivas entre los docentes, lo que incidirá de manera positiva en los aprendizajes y los resultados de los estudiantes. Y por último destaco el módulo de Gestión del cambio, el cual me entrego una gran cantidad de herramientas para poder elaborar este Plan de Articulación, tomando en consideración el diseño, confección y formulación de proyectos educativos para poder elaborarlos desde una mirada holística, tomando en consideración todas las variables”.

Finalmente, el profesor Rodrigo Palma Acevedo del Liceo San Juan XXIII presentó el tema “Implementación del Decreto 67 a través de la Investigación Acción Participativa” ante la comisión integrada por los académicos Sandra Catalán, María Verónica Leiva y Luis Guajardo.

“Durante años la forma como los colegios chilenos evalúan el aprendizaje fue mediante retroalimentaciones que se dan después de las evaluaciones sumativas y que no existe una diversificación en la evaluación, como evaluaciones formativas. Este nuevo decreto favorece la evaluación como un uso pedagógico, que menciona la retroalimentación como parte fundamental de cada proceso evaluativo y las planificaciones consideran espacios para evaluar formativamente”, manifestó.

Añadió que “para lograr una mayor comprensión de este decreto se implementa la metodología acción participativa que mejora el quehacer desde la práctica y que permite a la comunidad escolar plantear sus propias teorías y sus soluciones”.

Uno de los aprendizajes que lo marcó dentro del magíster es que “los buenos lideres están en constante aprendizaje debido a los factores internos y externos de la comunidad escolar en el que lo correcto hace algunos años ahora ya no lo es, donde un saber o experiencias de vida se aprende, se reconstruye o se desecha (Moreno, 2005). Esto repercute que el líder tiene una valoración adecuada de su persona, desarrolla las capacidades de los seguidores, forma el espíritu de servicio en el personal, resuelve conflictos dentro de la organización, es un agente de cambio para el establecimiento, motiva a los docentes con los propósitos de la comunidad, haciendo carne el trabajo conjunto, teniendo en cuenta los factores emocionales y aspiraciones profesionales de los profesores”.