Educación Básica PUCV: 42 nuevos/as egresados/as cierran importante ciclo de formación

Foto 1

A fines de octubre se realizó la ceremonia de Egreso de Práctica Profesional de la carrera de Educación Básica PUCV de 42 egresados/as que efectuaron su práctica durante el primer semestre 2020 y el segundo semestre 2019.
La ceremonia virtual contó con la participación de profesores mentores y equipos directivos de las escuelas y colegios que colaboran permanentemente en la formación de los nuevos docentes, así como las familias de los egresados/as.
La mentora y profesora Pía Fierro Bravo del Colegio Champagnat de Villa Alemana, valoró la actividad en el contexto de pandemia. “Me pareció una ceremonia cercana, donde pudimos encontrarnos, a pesar de la distancia física. Rescato mucho la posibilidad de participación de las familias, la alegría de compartir experiencias y la resiliencia de las o los egresados frente al contexto adverso vivido durante este año”, señaló.
Agregó que el proceso de práctica “ha sido una experiencia única, debido al contexto, sin embargo, creo que ha sido una gran oportunidad para los y las estudiantes. Llegaron a ayudarnos mucho, pues el uso de la tecnología fue una herramienta fundamental. Gracias a todos y todas por querer educar en un mundo como el de hoy”.
En representación de los egresados, Mariabelen Cruz Pérez de la Generación EBA 2016 (mención Ciencias Naturales) reflexionó al cerrar este importante ciclo de aprendizaje: “estamos expuestos a muchos imprevistos y cambios, debemos aprender a adaptarnos y perfeccionarnos. También debemos compartir nuestros conocimientos con los demás, pues trabajando en equipo se logran cosas mucho mejores, creo que el apoyarnos entre todos y el darnos tips, fuentes, instrumentos, recomendaciones, actividades, juegos, etcétera, fue primordial para terminar de buena forma esta etapa”.
De la carrera Educación Básica PUCV valoró el compañerismo y la calidad humana de compañeros y profesores/as “muy comprometidas, creativas y dispuestas a compartir sus ideas y conocimientos para mejorar el aprendizaje de los niños y niñas”.
Por su parte Victoria Barbieri Arcos, de la Generación EBA 2015 (Mención Lenguaje y Comunicación) comentó que cierra este ciclo “consciente de que el aprendizaje no termina con la universidad, ya que éste es constante en el tiempo y más aún con la contingencia es necesario estar cada vez más preparados para las adversidades y desafíos que se nos crucen en el camino. Enseñar es un aprendizaje mutuo y constante frente a diversos desafíos a los que nos podremos enfrentar en este nuevo transitar”.
Añadió que la carrera le entregó las herramientas necesarias para enfrentar los diversos contextos educativos y valoró las oportunidades para desarrollar trabajo en equipo, conocer realidades e ideas de compañeros de otras generaciones y carreras.
Cabe destacar que la ceremonia del 28 de octubre contó con las palabras de la entonces directora de la Escuela de Pedagogía PUCV, Vanessa Vega; la jefa de carrera Dámaris Collao; la representante del Departamento de Práctica, Carola Avendaño; la profesora mentora del Colegio Parroquial San Antonio, Camila Briones; el Director de la Escuela Puente Colmo, Osvaldo Delgado; la docente Pía Fierro en representación de las familias (su hermana egresó en dicha ceremonia); y las representantes de mención: Geraldine Zeballos Castillo, Mariabelen Cruz Pérez, Vanessa Torres Iribarren y Victoria Barbieri Arcos.
Desafíos de egreso
Mariabelen Cruz considera que egresa de la carrera con el reto de adaptarse y ser flexible. “El año pasado con el estallido social y este año con el coronavirus nos han demostrado que durante nuestra vida todo puede cambiar de un momento a otro. Nuestra profesión está llena de desafíos, estamos en constante cambio y debemos saber adaptarnos a esto, no siempre funcionará la misma técnica de enseñanza para todos los cursos y estudiantes, porque cada uno aprende de manera distinta. Quizás la enseñanza en 10 años más sea diferente y debamos aprender nuevos métodos educativos. Es nuestro deber estar perfeccionándonos y actualizando constantemente. También tenemos el tremendo desafío de incluir mucho más a la familia y a la comunidad en la educación de nuestros estudiantes”, contó.
Para Victoria Barbieri, “los desafíos son varios, pero mi mayor reto es el de poder generar un impacto no solo en mis estudiantes, sino también en sus contextos. Trabajo que por suerte ya estoy realizando con estudiantes de una escuela municipal, en contextos muy complejos en donde el mayor desafío es volver a conectar a las familias con la escuela, ya que esta conexión resulta crucial, sobre todo en tiempos de pandemia, puesto que necesitamos este apoyo para que los estudiantes, sobre todo de los más pequeños, cuenten con la ayuda necesaria para realizar las actividades propuestas por la escuela y no deserten en el camino”.
Cerrando la reflexión, Pía Fierro dijo: “educar no siempre es una tarea fácil, pero les invitamos a ser como el COLIBRÍ, teniendo la convicción de que cada uno y una estará haciendo su parte… y que unidos/as podremos cuidar del bosque. Sin duda, les necesitamos y les estamos esperando”.