Educación Parvularia PUCV realizó ceremonia de egreso de 34 nuevas educadoras

Foto egreso EPA

“Verlas a ustedes egresar nos da esperanza que puedan ser un aporte transformador para las familias de los aprendices, que puedan apoyarles en el camino de educar respetuosamente a sus hijos y valorarlos en su diversidad; transformar la escuela, el jardín infantil, la sala cuna desarrollando un trabajo en equipo solidario, cooperativo e innovador; transformar la cultura en favor de la educación infantil en toda una comunidad, a través de sus prácticas de calidad y sus intervenciones en lo público”, con estas palabras la Coordinadora de Práctica de Educación Parvularia PUCV, Carola Rojas Aravena, se refirió al compromiso y desafío con el que egresan 34 nuevas educadoras de párvulos de la carrera.
En una ceremonia realizada de manera virtual el 22 de diciembre y que congregó a profesores, tutoras, mentoras, directivos, personal administrativo, familiares y egresadas, se vivió este particular rito que -en palabras de la profesora Carola Rojas- cierra un proceso formativo que, “a pesar de las circunstancias, no quisimos dejar de hacer”.
“Este rito nos dice que ustedes han alcanzado competencias profesionales en niveles suficientes demostradas en el nivel final de esta formación, cual es la Práctica Profesional, para poder ejercer como Educadoras de Párvulos”, expresa.
Rosa Arias Bruna, tutora de práctica de Educación Parvularia PUCV, reflexiona: “hemos vivido un año complejo y lleno de desafíos, todos y todas hemos debido desarrollar al máximo nuestra capacidad de modificación, adaptación y creatividad para llevar adelante la propuesta formativa de esta generación de estudiantes. Desde todos los estamentos hemos debido hacer esfuerzos por llevar adelante la tarea educativa. Dentro de estos desafíos, debimos adaptar la práctica a modalidad virtual, esto significó a las educadoras en formación un periodo de adaptación, donde se pone en ejercicio el sello institucional de prosocialidad, donde debieron comprender el contexto, flexibilizar y adaptar sus habilidades, desarrollar al máximo su creatividad y responsabilidad profesional”.
Agrega que las educadoras en formación debieron transitar desde la identidad como estudiantes al desarrollo de la identidad profesional docente, por lo tanto, “esta ceremonia de egreso y cierre de todo este proceso ha sido muy significativo para el equipo de la carrera y también para las educadoras en formación, quienes han manifestado sus agradecimientos. Hacer el cierre con esta modalidad on line fue dar continuidad a lo desarrollado durante todo el año 2020, donde sin duda, nos hemos visto permeados por el contexto de crisis sanitaria a nivel mundial”.
En representación de las egresadas, Valentina Carrasco Fuentealba, comenta que cerrar el ciclo universitario en contexto de virtualidad significó “adquirir un compromiso profesional con nuestros centros educativos de práctica final. Tuvimos que trabajar a distancia y utilizar toda nuestra creatividad para planificar y crear cápsulas educativas acorde a la situación. Dado lo anterior, en más de una ocasión junto a mis compañeras de generación sentimos ansiedad por visualizar la pronta entrada a la vida laboral y con ello enfrentarnos a un contexto de presencialidad, diferente al que nos formamos en el último año”.
Sin embargo, “finalizar una etapa bajo el sistema virtual nos permitió adquirir aquellas herramientas de enseñanza a distancia que sin el contexto de pandemia actual quizá nunca hubiéramos tenido en mente, y que enfrentarlo sería un desafío aún mayor al momento de ya estar ejerciendo. Personalmente, la virtualidad significó enfrentar nuevos retos, comprender los contextos de los párvulos y aportar en un sistema educativo que, independiente de la situación país, la enseñanza no se vea obstaculizada”.