Escuela de Pedagogía y PMI certifican a profesores mentores

diplomado-mentoria-jose-miguel-300×200

Con una ceremonia realizada en el Salón Quinto Centenario de la Casa Central de la Universidad, cerca de 40 profesores pertenecientes a la Red de Centros de Práctica de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso recibieron la certificación de su proceso formativo, luego de cursar el Diplomado Mentoría: “Una oportunidad de desarrollo profesional”.

Este perfeccionamiento académico fue un esfuerzo conjunto entre el Convenio de Desempeño para la Formación Inicial de Profesores y la Escuela de Pedagogía, que contó con la participación de profesores de las Escuelas de Pedagogía, Psicología y del Instituto de Música.

El diplomado se orientó a desarrollar habilidades para una mentoría efectiva, incluyendo retroalimentación, modelamiento y reflexión para motivar el crecimiento profesional en otros y en sí mismo. El curso fue diseñado además para favorecer la inducción de los profesores principiantes al sistema escolar y de ese modo contribuir también a mejorar la calidad de los aprendizajes para todos los niños y jóvenes.

José Miguel Garrido, Director de la Escuela de Pedagogía y coordinador del diplomado, aseguró que como “institución estamos convencidos que el mejoramiento de la educación se genera principalmente en las aulas, por tanto poder contar con profesores mentores que sean capaces de apoyar de mejor manera a los practicantes resulta para nosotros un elemento primordial”.

Al respecto, destacó el rol de mentor como “un factor clave en el mejoramiento de la docencia y ejercicio profesional docente ya que son los mentores quienes ayudan a la construcción y modelamiento de buenas prácticas, por lo tanto aspiramos a consolidar una red de colegios y mentores que nos colabore y contribuya mancomunadamente a la construcción de una mejor formación de profesores. En este sentido, esperamos que el aprendizaje y los propósitos enseñados en el diplomado haya podido contribuir a esto y esperamos poder generar en el corto plazo nuevas instancias y nuevas formas de poder interactuar”.

El Vicerrector Académico de la PUCV, Nelson Vásquez, valoró esta instancia de formación para los docentes toda vez que forma parte del “compromiso con la formación inicial de profesores que tiene nuestra Universidad y por esa razón hemos ido trabajando en diversos proyectos, programas y modelos de formación para que nuestros profesionales tengan las competencias que se necesitan y que estén acordes  con las demandas, las exigencias y los desafíos del sistema escolar de hoy en día”.

En ese sentido, destacó la alianza generada entre la Universidad y las escuelas que ha permitido “tener una colaboración mutua para entender y trabajar en los desafíos que nos corresponde enfrentar para apoyar fuertemente la equidad y la justicia social en el sistema escolar. Por lo tanto les agradecemos el compromiso que ustedes tiene con nuestra institución, esperamos seguir trabajando con ustedes, con más colegios, y con la Universidad para generar más espacios de formación”.

En representación del grupo de profesores mentores que cursó el diplomado, la docente del Colegio Rubén Castro,  María Helena Rey García, agradeció a la universidad por “habernos brindado la oportunidad de entrar nuevamente a las aulas y enriquecernos a través del dialogo y la actualización de los conocimientos en una instancia de compromiso y conformación evidente de nuestra formación pedagógico. Es indudable que hoy resulta necesario que los docentes de nuestro país podamos reunirnos en instancias colegiadas cuyo norte sea conversar acerca de nuestras prácticas pedagógicas, construir un paradigma socio cognitivo y efectivo a partir del intercambio de experiencias y de las reflexiones profundas con respecto a la educación”.

Cabe destacar que el Diplomado de Mentoría fue impartido durante los meses de noviembre y diciembre de 2015, donde los profesores tuvieron la oportunidad de aprender a usar los criterios de evaluación de la PUCV para evaluar el desarrollo de un practicante, identificar preguntas focales para promover la reflexión personal del estudiante en práctica y su autoevaluación, favorecer la entrega de retroalimentación escrita al estudiante en práctica con el fin de ayudar a la identificación de fortalezas y nuevos desafíos, así como también, establecer metas para el crecimiento profesional.

Fuente: Comunicaciones PMI