Ex alumna Siegrid Weber Rojas resultó ganadora en concurso “Historias de cuarentena” organizado por Educación Especial PUCV

SIEGRID

“Historias de cuarentena” es el nombre de la convocatoria que abrió la carrera de Educación Especial PUCV, a través de su cuenta de Instagram @edepucv, con el fin de conocer las experiencias laborales y personales de sus egresados en el contexto de pandemia.

Rocío Hidalgo, jefa de carrera de Educación Especial PUCV, destaca la iniciativa y comenta que “las historias recibidas estuvieron marcadas por la reflexión, el quehacer docente en contextos adversos y desconocidos, pero también por el impacto doméstico que esta situación ha tenido con cada uno de nuestros egresados”.

Agrega que esta modalidad les permitió conocer “cómo viven -desde su formación- nuestros egresados, los tiempos de trabajo, las diversas realidades de sus estudiantes y familias, las adaptaciones que han debido realizar, en ocasiones la falta de reconocimiento a su labor, el apoyo incondicional hacia sus estudiantes, la sobrecarga laboral y en el caso de la ganadora, cómo ha sido enfocarse desde su hogar en la educación de sus hijos”.

Tras la votación on line y abierta a la comunidad, la ganadora resultó ser Siegrid Weber Rojas, Educadora Diferencial PUCV, quien egresó de la carrera el año 2018. “Actualmente, me encuentro completamente dedicada a mi familia, mi esposo y mis dos hijos, Julieta de 5 años y Caleb de 9 meses. Con ellos practico homeschool, más bien con un método ecléctico, ya que considero diversos métodos a la hora de enfocarme en un aprendizaje. Educar en casa ha sido un desafío interesante, ya que no tenía mucha información al respecto, pero durante los últimos años he estado estudiando y participando en charlas, y también haciendo redes de apoyo para tomar la mejor decisión en pro de la educación de mis hijos”, cuenta.

La ex alumna PUCV expresa que su motivación a ser parte de “Historias de cuarentena” fue “contar mi versión y visión respecto de lo que está ocurriendo con la educación, con los niños principalmente, y creo que era una buena palestra para compartirlo mediante el concurso”.

Su historia ganadora se llama “Se terminó el coronavirus”. “Me inspiré en las locuras de mi hija gritando desde la ventana hacía la calle. Creo que sus ganas de que esto acabe son inmensas, igual que las mías y de muchos (jaja), pero también quise visibilizar lo que muchos niños sienten y viven desde el abandono, que no es algo tan solo físico, sino también emocional, de tiempo de calidad”, confidencia.

Al ser consultada por las reflexiones pedagógicas y personales que se han generado en el contexto de pandemia, Siegrid Weber señala que es fundamental “reflexionar y evaluar qué ha significado todo este cambio y si logramos hacernos sentir, estar presentes para nuestros estudiantes. Nuestra labor no es solo transmitir conocimientos a través de los medios virtuales, sino también  conectarnos con las emociones, con la realidad de los niños y la nuestra”.

“Muchos colegas cuentan cómo el trabajar desde casa ha generado una carga mental personal y familiar (…) Hoy se vuelve a mirar al profesor como el héroe sin capa, quienes dan un gran esfuerzo para llegar a todos sus estudiantes, aún a aquellos alumnos que no tienen las mismas condiciones de acceso a la información, donde no existe el internet, ni conexión, ni celulares. Espero que todos nos demos cuenta de que lo importante no es el dinero que tenemos, la profesión que desarrollamos o los bienes materiales, lo más importante, lo urgente, son las relaciones afectivas, el autocuidado, la salud emocional, el tiempo de calidad con nuestros hijos y cómo la falta de todo esto repercute en la vida y en el desarrollo humano”, expone.