Ex alumno de Educación Diferencial comparte su experiencia profesional vinculada a la innovación y el emprendimiento

Pablo Zamora

Pablo Zamora Barrera egresó el año 2015 de Educación Diferencial PUCV (actual Educación Especial) y desde su época universitaria se caracterizó por un espíritu aventurero que lo llevó a participar de diversos proyectos y liderar en su momento Adapta Surf, iniciativa que busca acercar esta práctica deportiva a personas con discapacidad y hoy es un referente a nivel nacional.

Precisamente esta experiencia fue una de las que marcó su etapa de formación inicial y lo han llevado al ejercicio de su profesión vinculada al emprendimiento y la innovación.

Actualmente, Pablo se desempeña en tres grandes ámbitos laborales: asesor metodológico en la Dirección de Innovación y Emprendimiento de la PUCV, donde contribuye a la generación de programas que fomenten el espíritu emprendedor en estudiantes y profesores de la universidad y con la comunidad externa; docente en las carreras de Ingeniería Comercial y Diseño; y asesor de emprendimiento e inclusión laboral en la Mutual de Seguridad.

En paralelo, estudió un postítulo en administración de empresas y actualmente está en proceso de tesis de un Magister en educación de adultos. ¿Un proyecto pendiente? Realizar un Doctorado en Ciencia, Tecnología e Innovación.

Como profesor, cree que el emprendimiento tiene un gran potencial e impacto en la vida de los estudiantes, al valorar “el proceso donde la persona transforma algo y se transforma a sí misma”.

“Al levantar algo innovador hay pocas claridades y es el fenómeno de la sociedad hoy en día. Al tener un estudiante más preparado para la incertidumbre es posible que pueda tener un desarrollo más pleno en su futuro laboral, cómo preparo al estudiante a un mundo laboral cambiante”, señala.

Por otra parte, considera que el profesor también tiene el desafío de la innovación. Pero, ¿qué es ser un docente innovador? Pablo Zamora responde: “en contextos adversos realiza propuestas desde la creatividad, logrando captar la atención de sus estudiantes, mejorar los procesos de aprendizajes y logra impacto en sus alumnos. Maneja diversos recursos pedagógicos, comprende los diversos estilos de aprendizaje, genera propuestas de interés y no tiene miedo al fracaso, porque lo considera parte del proceso”.

Estudiando en el Campus Sausalito

De su paso por la carrera de Educación Diferencial PUCV recuerda especialmente a sus compañeras y las profesoras que fueron claves en su actual desempeño laboral.

 “Si soy el profesional que ahora soy es en parte importante gracias a ellas. No tiene que ver con los contenidos, sino qué ejemplo de profesor me enseñaron a ser. Recuerdo a Elena García y Andrea Federici que me dieron ejemplos de cómo ser profesor, también las profesoras Vanessa Vega, Patricia Ibáñez, Elizabeth Donoso y Katia Sandoval son de un gran manejo teórico y saben sacarte trote”, rememora.

Agrega: “sobre la formación que recibí, hay que tomar una postura crítica, pero realista”, ya que –reconoce- muchas veces es fácil caer en el discurso de decir: no me prepararon para esto, pero la profesión del Educador Especial se puede ejercer en ámbitos tan diversos que no se logran abarcar en 8 semestres. “Hay un sello institucional fuerte y se nota cuando hay un EDI en el aula”, refuerza.

Sin embargo, también cree que hay mucho por avanzar, especialmente entregar herramientas en torno al emprendimiento a los estudiantes de pregrado.

“Siempre he complementado mi trabajo con actividades no remuneradas que me llenan el alma (…) Adapta Surf me abrió el mundo. Gracias a este emprendimiento lo llevamos a otras ciudades, con el intercambio de la universidad lo llevé a México -fue una de mis mayores experiencias formativas en pregrado- donde me especialicé en deporte adaptado e inclusión, y me di cuenta que al encapsularte en tu entorno cercano se pierde la proyección de lo que hace”, reflexiona.

Desafíos para los “EDI”

Para Pablo Zamora, el principal reto para los actuales educadores especiales/diferenciales se relaciona a que “la educación de adultos y la Educación Especial carece de un fundamento y curriculum nacional que la pueda amparar de una forma sólida y no de la precariedad del ‘hágalo usted mismo´ y que sea lo más parecido a la educación tradicional. Sobre la Educación Especial con preparación hacia el desarrollo de la autonomía es necesario tener una postura más crítica y transformar los talleres laborales en programas que se vinculen mejor con las empresas. Las cifras de inclusión laboral son bajas y eso es riesgoso a futuro”.

Finalmente, el ex alumno envía un mensaje a quienes hoy cursan la carrera: “que emprendan y no se queden sólo con lo que la universidad les exija, pero lo más importante es que al emprender debe ser en algo que te apasiona”.