Mentoras de Educación Parvularia se capacitan en torno a las bases curriculares 2018

EPA capacitación bases curriculares

Durante 4 sesiones, educadoras mentoras de la carrera de Educación Parvularia PUCV se capacitaron en torno a las bases curriculares 2018 de Educación Parvularia.

Tras revisar los fundamentos y principales alcances, el miércoles 7 de agosto se desarrolló la última sesión en dependencias del Campus Sausalito, donde se abordaron los temas de ambientes para el aprendizaje, planificación y evaluación.

Para Carola Rojas, Coordinadora de Práctica de Educación Parvularia PUCV, esta instancia de capacitación para las mentoras que acompañan a las estudiantes en las prácticas inicial, intermedia y final es un acto de responsabilidad social.

Asimismo, valoró este primer encuentro como una instancia para que las mentoras lleven estos temas a sus espacios educativos y los profundicen junto a sus equipos.

“El reto es traspasar a elementos didácticos los discursos vinculados al niños como ciudadano y sujeto de derecho, además de la importancia del juego”, destacó Carola Rojas al ser consultado por los desafíos que implican las bases curriculares en el quehacer de los centros educativos.

María Francisca Vásquez del Jardín Infantil Burbujita de Valparaíso (Junji) comentó: “venimos de varios meses participando en los talleres y cada instancia es una posibilidad para actualizarnos en conocimientos. Siempre agradezco a la universidad por la invitación. Las bases curriculares es lo más actual, un cambio grande. El principal reto es recordar que los niños son los protagonistas, junto a la mediación, el juego, el espacio educativo, el contar con la familia. No es algo nuevo, pero ahora hay que relevarlo en todas las instancias”.

Sus colegas Bexabel Ramos y Gabriela Quijón también resaltaron este tipo de encuentros de actualización y afirmaron que se llevan “insumos para poder seguir trabajando con los párvulos y las familias”.

Desde el Jardín Infantil PokiTane de Quilpué (Fundación Integra), la educadora María Cristina Aravena valoró la actividad para “profundizar con tranquilidad en torno a las nuevas bases curriculares, pues es una herramienta fundamental para mejorar las prácticas pedagógicas y actualizarse como educadoras. El espacio, las tutoras y compañeras permitieron en esta convivencia educativa el aprender”.

Similar opinión entregó su colega Cinthya Cueto: “el compartir con otras colegas de distintos espacios a nuestra realidad permite intercambiar experiencias y enriquecernos desde la propia práctica”.

Según las educadoras del jardín infantil Pokitane ahora viene la crucial etapa de ver “cómo implementamos las bases curriculares de una manera progresiva,  gradual y respetuosa hacia los niños, con los niños, la familia y la comunidad”.