Patricia Sarabia, ex alumna de Educación Parvularia PUCV: “Los grandes cambios sociales se generan en la educación”

Patricia Sarabia EPA

“Antes de estudiar Educación Parvularia estudié Arquitectura en la Universidad Técnica Federico Santa María, una gran y hermosa carrera de la cual obtuve un gran bagaje cultural. Pero mi vocación social, tal vez formada por mi participación en el movimiento de Schoenstatt (Cenáculo de fundación, Viña del Mar) fue más fuerte y me sentí llamada a ser parte de favorecer cambios sociales. Los grandes cambios sociales se generan en la educación y entonces esa fue mi dirección, pero luego de investigar y entrevistarme con muchas personas del ámbito educativo me di cuenta de que la brecha social comienza desde la primera infancia. Entonces ese fue mi llamado y mi camino”, cuenta Patricia Angélica Sarabia Suárez, ex alumna de Educación Parvularia PUCV, quien actualmente se desempeña como Coordinadora Regional de Educación Intercultural Bilingüe y Encargada regional de SNEC (Sistema Nacional de Evaluación y Certificación) en la Secretaria Ministerial de Educación Región de Aysén.

“Tengo los mejores recuerdos de mi paso por la Universidad, grandes profesores a los cuales hace algún tiempo escribí para agradecer su profesionalismo. Hoy mi manejo teórico se sustenta en los conocimientos recibidos desde los precursores de la pedagogía, psicología, la neuropediatría, la pediatría, etc. Debo confesar, además, que encontré en más de uno de los/as profesores/as un amigo/a que me tendió la mano en los momentos en que producto de las vicisitudes de la vida necesité de un apoyo u orientación” rememora la egresada.

Hoy recuerda especialmente a las/os docentes Carola Rojas, Berta Espinosa, Jorge Vogel, Mabel Bórquez y Margarita Etcharren. “Creo que estos son algunos de los profesores cuyas clases más tengo en el corazón y la retina”, señala.

Para Patricia Sarabia el principal reto que tienen hoy las/os Educadores de Párvulos en Chile es “es el mismo de la educación en general, éste se refiere a lograr cambiar los paradigmas de la sociedad en la cual lo educativo aún se enmarca en el asistencialismo, lo que perjudica la mirada que el ámbito social tiene de nuestra labor pedagógica. Es necesario que nuestra profesionalización sea aún más notoria, que nuestro lenguaje sea técnico y profesional, que contemos con argumentos técnicos y pedagógicos, pero todo esto sin olvidar el rol afectivo y humano de la Educación. Debemos lograr que la Educación Parvularia sea reconocida como el pilar fundamental de la educación y recibir como profesionales el trato de digno que magna tarea representa”.

Experiencia de Coyhaique

“En el Ministerio de Educación me encuentro trabajando desde el año 2015, inicialmente en la unidad de Educación de Adultos (EPJA) a la cual aún pertenezco, pero actualmente con una segunda tarea asociada a la Educación Intercultural. El desempeñarme en Coyhaique tiene que ver con un proyecto personal de familia, en el cual buscaba una localidad más pequeña y natural para mi vida junto a mis hijas”, relata.

La ex alumna de Educación Parvularia PUCV confidencia que estar en la Región de Aysén ha sido todo un desafío, pues se han abierto una serie de oportunidades en el ámbito educativo.

“Valoro muchísimo mi experiencia como jefa de UTP de la Escuela Aysén, en la ciudad de Puerto Aysén, en este cargo pude trabajar con una gran directora como la Sra. Gianella Pollarollo, de la cual pude aprender muchísimo sobre gestión directiva”, comenta.

Además, destaca el trabajo desarrollado en el Colegio Alborada de Coyhaique, “donde en Primero Básico (cuento también con el título de Profesora General Básica) recibí un curso numeroso y diverso, con cuarenta y cinco niños/as, sin asistente de sala, entre ellos una alumna con hipoacusia, lo cual se transformó en un desafío importante, por cuanto, en nuestra formación no siempre contamos con esta formación diferenciada y enfrentarme a un proceso de adquisición de la lecto-escritura con una alumna sorda era una nueva realidad. En esta situación, pude conocer a su familia y su contexto de vida, donde sus padres también son sordos. Entendí que para poder ser un apoyo debía aprender y estudiar, por lo que me vinculé con la Comunidad Sorda de Coyhaique, principalmente con ASCOY (Asociación de Sordos de Coyhaique) y estudié en la Universidad Metropolitana de Ciencias de la Educación que en conjunto con INDESOR imparte cursos y certificaciones en Lengua de Señas. Finalmente, producto de esta experiencia de aprendizaje y de vida nace la “ONG RÜPÜN Hacer camino” de la cual soy socia fundadora y cuyo fin es poder apoyar en forma integral a las personas sordas”.

Hoy en día, vinculada a la educación de adultos, se ha adentrado en las propuestas de aprendizaje, donde Paulo Freire cumple un rol fundamental y la experiencia en el contacto y trabajo con adultos le ha permitido valorar aún más la importancia de la educación en la sociedad. “La lucha de reivindicación social que se maneja desde esta línea apunta a dar respuesta a aquellos que el sistema no pudo ni supo proteger (…) Hace ya dos años me encuentro trabajando en Educación Intercultural Bilingüe, trabajo que en mi zona se desarrolla con el pueblo-nación mapuche. Ha sido una ardua tarea para la cual me he propuesto prepararme desde el ámbito legislativo, estudiando los decretos asociados a la educación y los convenios internacionales a los que Chile adscribe, pero además conociendo e interiorizándome en la lengua y cultura mapuche. Por lo mismo, ya cuento con cursos en la UFRO (Universidad de la Frontera, Temuco) y participación en internados Lingüísticos desarrollados en el Wallmapu (Collipulli) y en Puerto Aysén, dictado por el Kimeltuchefe Benito Cumilaf. Hoy con orgullo puedo decir que he descubierto otra lucha reivindicativa de la cual me puedo hacer parte desde la trinchera de la educación”, señala.

Al ser consultada por sus proyecciones, responde que “por ahora, a corto plazo, quisiera poder seguir avanzando en el Ministerio que es mi actual trinchera, donde desde mi labor técnico y mi labor dirigencial, como dirigente de ANDIME, Asociación Nacional de Funcionarios del Ministerio de Educación, lucho por hacer prevalecer el Rol Rector del Ministerio velando por que la educación de calidad sea un derecho como política de Estado por sobre los gobiernos de turno”.

Finalmente, comparte un mensaje con quienes hoy cursan Educación Parvularia: “las carreras del ámbito educativo no tienen espacio a error, pues en ellas vuestro rol es directo con personas que inician su vida, su formación y sus vínculos sociales. En vuestro rol de educadores y educadoras tienen una llave para abrir la puerta y cambiar el mundo, eso es un gran poder y responsabilidad. Nunca sientan que su carrera es poco importante, al contrario, valoren su trabajo y el de sus pares. Nunca dejen de soñar y amar lo que hacen, porque la vida nos da nuevos caminos, oportunidades que solo podremos ver si estamos atentos. Aprovechen cada minuto de su formación académica y saquen partido de sus profesores. Aprendan con sus pares, porque la vida es más rica en la diversidad. Sigan avanzando por un mundo más justo, inclusivo, respetuoso y amoroso”.