Ex alumnos/as de la carrera de Educación Básica se reúnen en “Re-egresa 2019”

Con la participación de cerca de 15 ex alumnos/as, la carrera de Educación Básica de la Escuela de Pedagogía PUCV realizó una nueva versión de «Re-egresa», instancia que tiene por objetivo reunir a egresados y egresadas del programa de pregrado en una jornada de reflexión y trabajo colaborativo sobre la labor docente.

 

La actividad, realizada el lunes 14 de enero en el Campus Sausalito, se centró en un taller donde se trabajó en conjunto en torno al tema “Error constructivo como oportunidad de aprendizaje”. Los asistentes pudieron compartir con otros colegas y también con parte del cuerpo de profesoras de la carrera: Valentina Haas, Giselle Melo, Yovanna Ponce y Alejandra Verdejo.

 

Para Dámaris Collao, jefa de carrera, resulta fundamental vincularse con los egresados «para tener una retroalimentación constante de lo que significa ser profesor hoy día en el sistema escolar. No queremos trabajar con la figura del profesor de hace 10 años, sino con la actual, del que tiene necesidades, aciertos y desaciertos”.

 

En esa línea, la docente agregó que “para nosotros esta es una oportunidad que nos posibilita el mantenernos vigente y nutrir el contacto con los que fueron nuestros estudiantes. Queremos hacerles saber que las puertas de la universidad y del lugar que los cobijó por 9 semestres están abiertas para poder ayudarles, así como también nosotros necesitamos de su experiencia en el pregrado”.

 

Gino Muñoz, ex alumno de la carrera, valoró el encuentro señalando que “es una instancia que se debería realizar con más frecuencia, porque en las escuelas pasa que se da poco este espacio de repensar nuestra labor y eso siempre va a ser interesante porque te va a permitir un enriquecimiento directo de tu desempeño”.

 

Por su parte, Gabriela Pacheco, ex alumna y profesora del Colegio SEK, destacó el “poder compartir con otros, aprender de otras realidades y de pares con los que uno puede construir, eso me parece muy sano”.

 

La actividad no sólo fue valorada por el trabajo en sí mismo, sino también por el hecho de regresar al campus y las aulas donde se formaron. En ese sentido, Gabriela señaló que “volver tiene una significancia muy cálida, de sentir que uno pertenece a algo y que hay una red de personas con las cuales se puede contar”.