Enter your keyword

Estudiantes comparten sus impresiones acerca de la vuelta a clases presenciales

Estudiantes comparten sus impresiones acerca de la vuelta a clases presenciales

El pasado 7 de marzo se retomaron las clases presenciales de los cursos superiores en la PUCV, luego de casi dos años de virtualidad producto del COVID-19. Así, estudiantes, docentes y funcionarios han debido volver a la rutina universitaria en el Campus Sausalito.

 

En ese contexto, quisimos conocer cómo las/os estudiantes han vivido este primer mes de clases de regreso a las aulas.

“La relación ha sido genial con los compañeros, porque si bien uno los conocía un poco en las cámaras, ahora que nos conocemos físicamente es como reencontrarse, poder comunicarse y pasarlo bien, que también es parte del aprendizaje”, comentó Natalie Moyano, estudiante de tercer año de Educación Básica, quien por primera vez tuvo clases presenciales en el campus.

Por su parte, Camila Soto, estudiante de segundo año de Educación Parvularia, se refirió a cómo cambian las experiencias en presencialidad: “el aspecto social conlleva a otras cosas, mejor salud mental, poder salir de la casa (…) para mí ha sido una súper buena experiencia, estamos bastante contentas de poder tener esta oportunidad de presencialidad de nuevo”.

Sin embargo, retomar estas dinámicas también ha conllevado desafíos importantes en la rutina de quienes viven más alejados del campus, teniendo que adaptarse a la poca accesibilidad de los medios públicos de transporte.

Así lo manifestó MaríaJose Veas, estudiante de Educación Básica de tercer año: “el tramo es un poquito largo, eso ha sido lo más complicado. Hay tanto auto y como todo vuelve a la normalidad, esto ha provocado que el llegar te demore dos horas, tres horas. Yo me tengo que levantar tres horas antes de la primera clase”.

Además, la variación de la rutina muchas veces puede ser cansadora para las estudiantes, que deben ahora desarrollar gran parte de sus actividades en las dependencias de la universidad.

“Ha sido complejo adaptarse a la presencialidad, el sistema es muy diferente, es otro hábito, es más cansador llevar otra rutina y uno tiene que hacer cosas extra, que antes no hacía desde lo online (…) Ahora nuevamente nos estamos adaptando”, explicó Danissa García, estudiante de Educación Especial.

Pese a esto, la alumna destacó el comportamiento que han tenido las y los docentes dentro de las aulas, demostrando comprensión con sus estudiantes y llevando dinámicas que para ellas han sido sumamente significativas.

“Ha sido un apoyo mutuo, de empatía recíproca, ellos nos entienden a nosotros que ha sido complejo y nosotros igual a ellos”, recalcó.

Por su parte, MaríaJose también comentó sus percepciones desde la perspectiva de los docentes: “algunos profes se han llegado a emocionar, nos contaban sus experiencias. Ellos igual lo han pasado mal, nosotros muchas veces lo vemos desde nuestro punto de vista como alumnos, pero ellos pasaron lo mismo”.

En general, la interacción y vuelta a la presencialidad ha conllevado desafíos, llegando a vivir esta vuelta a clases como algo histórico luego de dos arduos años de pandemia. Esto ha sido significativo para las estudiantes que, además, valoran el rol docente y la oportunidad de generar vínculos con el entorno.

“Los profes viven de ver si sus alumnos entendieron, de conocer experiencias (…) Poder hacer talleres en conjunto. Ahora, por ejemplo, tuvimos ciencias y nos trajeron materiales para nosotras poder tocar. Es muy gratificante”, terminó de explicar MaríaJose.

 

Deja una respuesta

Your email address will not be published.